Motorcycle – Moto #tbt

For many years I was one of the people who experienced the delightful experience of riding a motorcycle. It was my regular means of transportation and that’s how I went to work (yes, it was funny to see when I carried my instrument, the arrangement folders, the hats and uniforms of the group), went for walks, took my children to school, to swimming, went to the supermarket and everything else…

There is a very bad joke that says that «there are two kinds of motorbike drivers, those who have fallen and those who are about to fall». Unfortunately it’s a joke that’s not too far from the truth. After my first «fall», in which I had a fractured femur and was bedridden for six months, I continued to ride for four more years, until… I fell again!

This time the fracture was of the tibia and took about six months for my recovery.

The balance of these accidents are two metal plates in my left leg, besides having remained with limitation in it, but the incredible experience of having felt that sense of freedom that is felt on those two wheels. So is this #tbt! This pictures are about 12 years old…

Fortunately, in the different accidents I had, I was always alone. The last one was quite dangerous, so for the safety of my family and myself I decided not to take any more chances.

Durante muchos años yo formé parte de la gente que ha experimentado la deliciosa experiencia de andar en moto. Era mi medio regular de transporte y así iba al trabajo (sí, era gracioso ver cuando cargaba mi instrumento, las carpetas de arreglos, los sombreros y uniformes del grupo), salía de paseo, llevaba a mis hijos a la escuela, a la natación, así iba al supermercado y todo lo demás…

Hay un chiste de muy mal gusto que dice que «hay dos clases de conductores de moto, los que se han caído y los que están por caer». Lamentablemente es un chiste que no está muy lejos de la realidad. Después de mi primera «caída», en la que tuve una fractura de fémur y me tuvo seis meses en cama; seguí conduciendo durante cuatro años más, hasta que… ¡me volví a caer!

En esta ocasión la fractura fue de tibia y se llevó cerca de seis meses mi recuperación.

El saldo de estos accidentes son dos placas metálicas en mi pierna izquierda, además de haber quedado con limitación en ella, pero la increíble experiencia de haber sentido esa sensación de libertad que se percibe sobre esas dos ruedas. ¡También lo es este #tbt! Estas imágenes ya tiene cerca de 12 años

Afortunadamente en los distintos accidentes que tuve siempre estuve solo. El último fue bastante peligroso, así que por la seguridad de mi familia y la mía propia decidí no seguir corriendo el riesgo.

@ylich
http://ylich.com
https://sptfy.com/ylich